A muchos les gusta tomar café, pero no todos saben el proceso que hay detrás de un café ecológico o un café convencional, para que puedas disfrutar de esa deliciosa infusión en tu taza favorita por las mañanas.

Actualmente el café ecológico es uno de esos tipos de café que la gente prefiere, seguramente te estarás preguntando: ¿Y esto a que se debe? ¿Por qué elegir el café ecológico y no otro?

Café ecológico
Café ecológico

Verás, el café ecológico, café orgánico o café natural como también es llamado, tiene un proceso distinto al de los demás, puesto que su cultivo y recolección se hace sin agregar sobre la cosecha ningún componente químico o pesticida.

Esto no termina aquí, la forma en cómo se trabaja este tipo de café garantiza el respeto hacia el medio ambiente, lo que te permite disfrutar de un café de gran calidad, que te aportará grandes beneficios a tu salud.

Otro punto interesante es su proceso, ya que el café orgánico se recoge manualmente sin usar maquinarias durante su cosecha o recolección, lo que garantiza un cuidado especial desde su siembra hasta el tostado.

6 Beneficios del café ecológico para tu salud

Son muchas las propiedades del café ecológico que puedes usar para beneficiarte, sin embargo, entre las más resaltantes se encuentran:

  1. El café orgánico preserva sus componentes nutricionales, por lo que en cada taza estarás ingiriendo gran cantidad de minerales, antioxidantes y vitaminas que otra variante de café no contiene.
  2. Su sabor es completamente diferente, esto se debe a que posee una menor cantidad de ácidos y un mayor volumen de nutrientes, lo que te ayuda a contrarrestar el envejecimiento de la piel, radicales libres, y te permite saborear un café natural y delicioso.
  3. La Universidad de Stanford realizó un estudio respecto a este tipo de café y determinó que, es mejor el café natural por sus efectos antiinflamatorios y por su aporte para combatir las enfermedades cardiovasculares.
  4. ¡Otro punto para el café orgánico! ¿Sabías que si consumes este tipo de café podrías prevenir el cáncer? Así como lo lees, entre las propiedades del café orgánico se encuentra su efecto anticancerígeno, especialmente para evitar el cáncer de endometrio y de hígado.
  5. Si te dedicas a realizar algún deporte, quizás te interese saber que tomar café natural (entre 3 a 7 mg) te ayuda a mejorar tu estado anímico, combatir esos períodos de fatiga crónica y aumentar tu resistencia hasta en un 23%.
  6. El consumo de café natural disminuye el riesgo de desarrollar diabetes. La cafeína actúa directamente sobre las células del páncreas permitiendo así producir mayores niveles de insulina.

Tipos de café ecológicos y algunos aspectos que debes tomar en cuenta

Si eres un amante del café o quieres saber un poco más al respecto por mera curiosidad, debes saber que existen diferentes presentaciones de café ecológico. Entre estos se encuentran:

Café ecológico en granos

Cuando el café natural es sometido a una alta exposición solar, aire, humedad o temperatura las características y propiedades organolépticas del grano se pierden.

Por lo que, si compraste un café ecológico en granos, los mejor es adquirir solo la cantidad que vas a consumir al cabo de esos días, y conservarlo en un recipiente hermético en un lugar oscuro y fresco.

Café ecológico molido

Existen varias marcas de café ecológico que te facilitan el trabajo y te permiten disfrutar de un formato cómodo que va directo a la cafetera. Al estar al vacío estas presentaciones preservan gran porcentaje de las características organolépticas del tostado y la molienda, sin embargo, cuando lo abres poco a poco va perdiendo sus propiedades.

Para preservarlo debes seguir los mismos pasos que con el café verde y consumirlo antes de una semana para evitar su oxidación.

Café blend ecológico

El término “Blend” significa la combinación de 2 o más tipos de café tostados de forma natural.

Este tipo de café puede tener una mezcla entre un café Arábica y Robusta, por lo cual antes de elegir alguno, es recomendable que te fijes en su empaque, en donde debería decir el tipo de café que está incluido en la mezcla.

Café descafeinado ecológico

Este formato fue creado para aquellos que disfrutan el sabor y aroma de café, pero que son susceptibles a los efectos que tiene la cafeína. Para un café descafeinado ecológico se suelen usar granos de la variedad Arábica, debido a su bajo contenido en cafeína.

Café ecológico en cápsulas

Esta es otro formato interesante para disfrutar de un buen café.  El sabor del café ecológico en cápsulas es intenso y en él se pueden disfrutar de todas sus propiedades.

Si te has decidido por esta opción te recomendamos prestar atención al material con que están hechas las cápsulas, ya que algunas vienen en aluminio o plástico y son muy difíciles de reciclar.

4 motivos para comprar un café ecológico

1.    Es saludable y te aporta valores nutricionales

Como mencionamos anteriormente, al ser un producto ecológico es mucho más saludable que los cafés “comerciales” por lo que conserva mejor todas sus propiedades nutritivas.

El café ecológico es apto para veganos, vegetarianos y celiacos y en cada taza tendrás una bebida cargada de vitaminas, minerales, y antioxidantes. Para aquellos que tienen un paladar exigente, podrán saborear un café cargado de sabor, aroma y cuerpo.

2.    Mayor calidad

Este café lleva un proceso más cuidadoso, sobre todo a la hora de recolectarlo, lo cual tiene como resultado un producto con mayor calidad.

El café orgánico crece debajo de árboles de gran altura que le proporcionan sombra, esto le da mayor humedad y ayuda a preservar sus propiedades organolépticas, teniendo como resultado un café arábico lleno de sabor, matices y acidez.

3.    Conserva el medio ambiente

La producción del café orgánico propicia un desarrollo sostenible para el medio ambiente y promueve el comercio justo. Este tipo de producción concientiza a las personas respecto al uso racional de los recursos naturales, lo que afecta directamente de forma positiva a las zonas rurales en donde es sembrado.

4.    Evita que sufras daños potenciales en tu salud

Este tipo de café no contiene plaguicidas (los cuales tienen un efecto cancerígeno para el ser humano, daños cerebrales o daños al feto).

Tampoco contiene herbicidas, el cual es un producto usado en diversos tipos de plantaciones y puede ocasionar al ser humano, toxicidad, contaminación o intoxicación.

¿Cuál es la diferencia entre el café orgánico y el café convencional?

Café ecológico
Café ecológico


El café convencional es uno de los productos alimenticios más tratados químicamente en todo el mundo. Está repleto de fertilizantes sintéticos, pesticidas, herbicidas, fungicidas e insecticidas.

No sólo el medio ambiente sufre esta sobrecarga, sino también las personas que viven en él:

Los agricultores están expuestos a altos niveles de productos químicos cuando pulverizan los cultivos y los manipulan durante la cosecha.
Las comunidades circundantes también sufren los residuos químicos en el aire y el agua.
Estos productos químicos no sólo son desagradables; muchos son altamente tóxicos y perjudiciales para la salud humana.

El café orgánico, por el contrario, se cultiva y produce sin fertilizantes sintéticos ni productos químicos, lo que sugiere que los granos, el aire, el suelo y el agua están más limpios.

El café se cultiva simplemente con abonos orgánicos (como pulpa de café, estiércol o compost).
Las granjas orgánicas también combaten el cambio climático global al emitir menos carbono que las granjas químicas, al tiempo que absorben cantidades significativas de carbono.
Además, los granos de café orgánico son más ricos en antioxidantes saludables, y mucha gente puede incluso saborear la diferencia. Su salud, y por lo tanto la salud de la tierra, se ve favorecida.

En segundo lugar, la mayoría de las plantas de café cultivadas convencionalmente son híbridos desarrollados para prosperar al sol. Por naturaleza, el café prefiere la sombra, pero un cultivo en un bosque denso es más difícil de cuidar y cosechar, y no se puede plantar tan densamente:

Los bosques se talan para dar paso a campos abiertos en los que se suelen cultivar grandes cantidades de esta variedad de café amante del sol.
La producción aumenta, pero el ecosistema silvestre de la flora y la fauna es demolido. Los disuasores naturales de las plagas, como los pájaros y las lagartijas, se quedan sin hábitat y, por tanto, los insectos que estropean el café se sobrepoblan, lo que provoca un mayor uso de pesticidas.
Sin el abono natural de estos ecosistemas (excrementos de aves, hojarasca y descomposición natural), aumenta la utilización de fertilizantes químicos.

Ya se han destruido cientos de miles de hectáreas de selvas tropicales sudamericanas para diversas industrias cafeteras, y cuando llueve, la escasez de cobertura arbórea aumenta la infiltración.

El suelo es arrastrado, y con él se van los nutrientes naturales, erosionando y degradando el suelo hasta tal punto que el crecimiento es casi imposible. El agua de lluvia no sólo arrastra el suelo, sino también todos los productos químicos con los que ha sido tratado, y ambos se encuentran dentro del sistema de agua local .

La mayor parte del café orgánico se cultiva de forma natural, a la sombra de frondosos bosques, lo que proporciona un hogar para las plantas y la vida silvestre, manteniendo la fertilidad del suelo y manteniendo vivos los ecosistemas regionales únicos. Estas explotaciones forestales también son más resistentes y están mejor equipadas para hacer frente a los patrones climáticos inusuales que son el resultado del cambio climático global , por lo que son una inversión más segura para los agricultores y su futuro.

¿Qué tiene que tener un café para ser catalogado como ecológico?

Para que un café se pueda llamar ecológico este debe encontrarse certificado. Esto quiere decir, que debe cumplir con todas las normas y condiciones de producción que te mostramos a continuación:

  • Debe mantenerse las tierras en óptimas condiciones para poder conservar la biodiversidad del espacio donde está cosechado.
  • La plantación de café natural no debe contaminar el agua, el aire o el suelo. A pesar de que puede existir un nivel de influencia, este debe ser controlado.
  • Se debe controlar las malas hierbas, plagas y fertilizar el suelo mediante técnicas no invasivas y sin el uso de productos artificiales.
  • El espacio en donde se encuentre el café debe estar segmentado (zona para su procesamiento, zona para su tostado y zona para su almacenamiento

Ciertamente el cultivo orgánico lleva más trabajo, pero el resultado final es excepcional. Y tú, ¿Qué otras razones necesitas para empezar a tomar café ecológico?