Portada » Blog » Todo acerca del café escoces
café escoces

Todo acerca del café escoces

Otra forma de incorporar whisky al café es preparando el café escoces; aunque no es la única forma, ya que también podemos preparar el café irlandés, que lleva whisky; aquí puedes encontrar la receta y preparación.

Si vemos el café escocés y el irlandés, notamos una similitud increíble, muy pocas cosas varían; sin embargo, esos detalles los hacen dos cafés distiguibles que nos ofrecen un momento particular cada uno.

El café escocés tiene más ese toque de postre, aunque sigue siendo una bebida por supuesto; veamos cómo se prepara esta deliciosa bebida y qué se necesita.

Café escocés, bebida y postre a la vez

Por ser un café se considera una bebida; además ya hemos dicho que el café escoces lleva un toque de Whisky escocés; sin embargo, la presencia del helado de vainilla lo convierte en un postre también; con lo cual, participar de esta preparación te satisface de varias formas.

En el caso de querer compartir esta bebida, tus visitas deben confirmar que les gusta la presencia del whisky en el café; porque por el helado de vainilla, de seguro no habrá objeción.

Por lo general, este café escocés se sirve por la tarde en días calurosos de verano; aunque el toque de whisky, puede tener un impacto diferente en cada quien; otro detalle importante es que no necesita azúcar o edulcorante, por razones obvias; sin embargo habrá personas que igual lo endulcen.

Ya que no es una simple bebida de café para despertarnos por la mañana; la presentación del café escocés también es importante. Es común servirlo en tazas de vidrio o en copas; así se pueden distinguir las capas tanto de café y whisky como del helado; también atraparemos a nuestras visitas con el aspecto visual.

Precio e información nutricional

Un café escocés en un establecimiento o fuente de soda puede llegar a costar unos 10$ aproximadamente; recordemos que la porcion de Whisky incrementa su valor.

A nivel nutricional es una bebida alta en carbohidratos con unos 83 gramos; seguidos por 15 gramos de proteínas y finalmente 46 gramos de grasa; para un aporte total de casi 900 kcalorías.

Recomendaciones importantes antes de preparar el café escocés

café escocés
  1. La cantidad de Whisky que se debe agregar es específica, en relación a la cantidad de café; por supuesto también dependerá del gusto del comensal; si no es muy dado a este tipo de licor puedes disminuirle la cantidad sugerida de whisky. Por cada taza de café de 200 ml corresponden 15 ml de whisky.
  2. Aunque puede ser cualquier whisky, preferiblemente que sea de origen escocés; para mantener la tradición; sin embargo, de no tener la oportunidad, usa el que tengas a disposición.
  3. Procura que haya un tiempo prudente entre servir el café en la taza y el momento en el que vayas a colocar el helado de vainilla; ya que si está muy cliente, el helado se derretirá demasiado pronto.
  4. En algunas regiones, añaden una capa de nata a la capa de helado; esto tiene que ver con preferencias particulares; pero por lo general y tradicionalmente, el café escocés se sirve sin nata.
  5. La bebida de café debe ser de gran intensidad, se recomienda que sea espresso o espresso doble; así es más fácil tolerar el sabor que le aporta el whisky.

Receta y preparación

café escocés

Los ingredientes necesarios para cuatro tazas de café escocés son los siguientes:

  • 30 gramos de azúcar. (para los que quieran endulzarlo más)
  • 2 onzas de whisky escocés
  • 800 ml de café espreso
  • 200 gramos de helado de vainilla
  • 20 gramos de cacao en polvo

En cuanto al orden en el que se sirven los elementos es variable; y dependerá en gran medida de lo caliente que esté el café. Por ejemplo, si no está muy caliente, puedes aplicar primero la capa de helado; seguido del café y por último el whisky o lo tradicional que sería el whisky, seguido del café y por último la capa de helado de vainilla.

Comencemos a preparar el café escocés

Lo primero será elaborar el café espresso; se puede preparar de forma tradicional o con máquina. Vamos a prepararlo tradicionalmente.

  1. En una tetera, vertemos 800 ml de agua y la ponemos a calentar a fuego medio.
  2. En un recipiente con manga o papel de filtro agregamos 60 gramos de café molido, preferiblemente de grano arábica.
  3. Cuando el agua esté hirviendo, vertemos sobre la manga con el café y dejamos que se filtre la infusión.
  4. En un recipiente con medida, apartaremos 15 ml de whisky para cada taza; colocamos cuatro tazas de vidrio, preferiblemente en forma de copa.
  5. Cuando el café esté a una temperatura de 30 grados, servimos 200 ml en cada copa; seguido de los 15 ml de whisky; esperamos un minuto y seguidamente, colocamos 50 gramos de helado de vainilla; y espolvoreamos caco en polvo por encima.

Ir arriba