Hoy en día para muchos de nosotros es indispensable poder prepararnos un café en la mañana que nos ayude a poder iniciar el día con toda la energía.

El uso de las máquinas de café ha aumentado en los últimos años y esto es gracias a que el mundo se ha rendido a los pies del café y esta es la razón por la cual es la segunda mercancía más comercializada en el mundo.

Seguramente si tú eres un consumidor del café sabes que la mayor utilidad de este producto es en las mañanas seguido por las tardes después de la hora de la comida.

Muchas personas consumen este producto debido a su sabor, olor y valores nutricionales. En la mayoría de los casos el método de preparación es mediante a una máquina electrónica que con solo un poco de agua, nos da un cuestión de segundos nuestra bebida preparada.

Pero, ¿sabes cuantos nos representa en consumo energético el uso de estas máquinas?

Las máquinas electrónicas no representan un gasto tan alto como los otros electrodomésticos que encontramos en la cocina. Estas tienen un consumo aproximado de 113 a 195 KWH anuales. Increíblemente este consumo se genera en gran parte cuando la cafetera se encuentra “stand by” o “ready to use” y sin que el aparato se encuentre preparando café. Esto es debido a que debe de mantener el agua caliente para que el usuario no tenga que esperar cuando quiera un café, este consumo nos puede representar un 4% del gasto en nuestras factura de luz anual.

Es por eso que debemos cuidar que nuestras cafeteras se encuentren desconectadas, en buen estado y limpias. Así lograremos un uso óptimo, evitando que el mal gasto o el mal estado de la cafetera dificulte su preparación y así un mayor consumo energético.

Cafetera no eléctrica

También existen otro tipo de máquinas de café como las italianas, que cuentan con un sistema de compartimiento y filtro de acero que con la presión generada permite alcanzar la temperatura de 100 grados causando que hierva el agua.

El sabor y olor intenso que se mantiene gracias al método de preparación es una de sus ventajas, sin mencionar que es una cafetera que no se conecta a la luz y no es necesario que se encuentre en “stand by” o “ready to use”, ya que no es electrónica. El único consumo energético de este tipo de cafeteras es cuando se prende la estufa para poder llegar al punto de ebullición.

Si bien es opción de cada quien, es importante que conozcas un poco más sobre el consumo energético de cada cafetera y si comprarás una eléctrica verificar si se pueda poner en modo automático, programar y así evitar un gasto excesivo que impacte tu factura de luz.