Ya es un hábito utilizar las máquinas de café de autoservicio en los negocios, en la oficina y también en el hogar, están en casi todo el mundo por su practicidad.

Cada vez hay más máquinas en las calles y su funcionamiento permite disfrutar de un buen café a cualquier hora.

Cómo cualquier máquina de café, el sistema de autoservicio también depende de la materia prima para ofrecer un café de calidad. Así que no tienes que ser un experto barista para preparar un café en una de estas máquinas.

Vamos a hablar un poco sobre estas magníficas máquinas para que te lleves una mejor impresión y porque no, te animes a adquirir una para tu local comercial u oficina.

máquinas de café autoservicio
Máquinas de café de vending segunda mano

6 datos que te harán entender mejor qué es una máquina de café

  1. Son máquinas operadas con inteligencia artificial, pues no necesitan el manejo de ningún operador.
  2. Tienen diversos sistemas para extraer el sabor del café, bien sea café en grano o soluble.
  3. El consumidor solo debe colocar su moneda y seleccionar el tipo de café que desea, la máquina coloca el vaso en el lugar adecuado.
  4. La preparación del café es cuestión de unos cuantos segundos.
  5. Existen también algunos modelos que son máquinas dispensadoras de otras bebidas calientes como chocolate o infusiones.
  6. Se puede trasladar e instalar sin problemas en centros comerciales, edificios empresariales, oficinas, negocios o lugares públicos.

Las máquinas de café autoservicio: precios

Los precios de las máquinas expendedoras de café pueden variar, de acuerdo a su tamaño y capacidad. En este caso se ofrecen máquinas más compactas para oficinas, hasta las más potentes para espacios más exigentes de consumo.

Los precios de las máquinas de café de autoservicio más pequeñas pueden variar entre los $500 a $1500. Pero si se trata de máquinas más grandes, para ser usadas en espacios dónde concurren muchas personas, generalmente se alquilan a las empresas encargadas de su fabricación.

Existen empresas que cuentan con este tipo de máquinas como un beneficio para sus empleados. Este servicio es contratado por la empresa que comercializa y es la encargada de realizar el mantenimiento permanente, además de recargar café periódicamente.

También puedes comprar las máquinas de café autoservicio y luego solo pagar el servicio de café y consumibles.

¿Qué debes saber antes de rentar una máquina de café autoservicio?

Si estás interesado en una de estas máquinas o en el servicio periódico, toma en cuenta estos consejos:

  • Si deseas comprar la máquina a la empresa para ahorrar costes a largo plazo, es importante que incluya garantía y el servicio de mantenimiento.
  • Los costes incluyen la instalación y el mantenimiento de la cafetera por una cuota mensual.
  • Elige una máquina que incluye una interfaz fácil para el usuario con selector de producto y tamaño adecuado.
  • Algunas empresas ofrecen la máquina totalmente gratis, siempre y cuando la empresa sea la que recargue el café y coloque los consumibles.
  • Cada máquina ofrece una capacidad  de servicios que van desde 200 hasta 1200 cafés.

Algunas líneas que ofrecen estás máquinas de café autoservicio son Saeco, Lavazza, Kikko max y Rosso

Las marca Saeco tiene variedad de máquinas desde las más compactas para una pequeña oficina hasta las de mayor capacidad y cuentan con alta tecnología.

Las Kikko max no pasan desapercibidas por su innovador diseño, además cuenta con una interfaz muy sencilla para que el usuario seleccione el café de su preferencia.

Por su parte, la línea Lavazza cuenta con características potentes y posee diferentes sistemas para extraer el mejor café. Ofrece máquinas para grandes organizaciones y espacios públicos.

La demanda de máquinas de café autoservicio están aumentando considerablemente en correlación con el aumento del consumo de esta bebida a nivel mundial, por lo que se esperan más avances en este tipo de servicio.

¿Me conviene comprar una máquina de café vending?

Se define como máquinas de café autoservicio (vending, el sistema de ventas por medio de máquinas auto expendedoras accionadas por diversos medios de pago).

El café lidera el ranking de servicios de este tipo de máquinas en el sector de la alimentación.

Las mejoras tecnológicas de estos equipos y sobre todo el uso del café en grano para preparar las bebidas ofertadas, ha conseguido muchos adeptos a este sistema de preparación, hasta ahora recurrente, hoy totalmente normalizado y habitual.

Según los expertos, la gran ventaja del vending radica en la propia naturaleza del negocio:
venta automatizada -sin necesidad de personal- de cualquier tipo de producto, en cualquier lugar y a cualquier hora del día, abaratando costes y fomentando el consumo por la comodidad y accesibilidad a la “tienda” en cuestión.

Actualmente, las máquinas de autoservicio ofrecen todo tipo de productos, siendo el café uno de los
líderes indiscutibles en las máquinas expendedoras de alimentación. De hecho, la evolución
de la venta de café a través de este sistema es, desde hace años, imparable.

Solo la actual crisis ha conseguido desacelerar ligeramente esta trayectoria, aunque la variación a la baja ha sido tan poca que de momento nadie ha osado en apuntar que este sector está en crisis.

En estos últimos tiempos, las pequeñas máquinas de café expreso dirigidas a pymes han revolucionado el sector y han entrado a formar parte del equipamiento indispensable de muchas empresas. Mientras, la saturación de las ubicaciones hábiles para las máquinas de café autoservicio de gran formato ha hecho difícil que este segmento haya seguido el mismo ritmo de crecimiento.

Sin embargo, no se ha transformado ni mucho menos en un estancamiento del sector, sino que este ha encontrado en la reposición basada en la innovación tecnológica, la mejora de diseños y estructuras, la ampliación de sistemas de pago, la combinación de servicios, la optimización de procesos o la incorporación de nuevos productos y sistemas, como la monodosis, a su mejor aliado.

Disfrutar un café, es muy sencillo. Tan solo con oprimir un botón y listo.

¿Qué tipo de café utilizan para las máquinas de café autoservicio?

Otra de las diferencias básicas entre las máquinas de café autoservicio es precisamente, el tipo de café que utilizan. Como en el caso de las cafeteras convencionales, el resultado final de la taza dependerá básicamente de la calidad de la materia prima.

Si desde un principio el café utilizado es malo o de baja calidad, por muy avanzada técnicamente que sea la máquina, el resultado será una calidad mediocre. Sin embargo, si el café introducido es un buen café, las características técnicas de este tipo de maquinaria no harán más que ayudar a extraer lo mejor de este producto en la taza.

Sin embargo, aún existen muchas personas con ideas preconcebidas sobre el café de vending. La labor didáctica de las empresas del sector está siendo muy importante para reconducir esta situación, que ha encontrado un buen aliado en las competentes máquinas de café en grano de algunos fabricantes y también en la monodosis, que ha ayudado a desmitificar muchos de los prejuicios sobre este sistema de preparación de café.

Tipos de café para las máquinas de autoservicio

Café en Grano

Estas máquinas son las que por lo general cuentan con el mayor reconocimiento del cliente. El café en grano utilizado es, por ejemplo, el mismo que en cualquier otra máquina de café espresso convencional, sin que sea necesario someterlo a ninguna manipulación o proceso especial para su uso.

¿Cómo funciona una máquina de café autoservicio en grano?

Dependiendo del modelo, estas máquinas incorporan una o más tolvas (para café normal y descafeinado, por ejemplo, o para trabajar con diferentes blends) en su interior o exterior donde se deposita el café en grano. Este recipiente se sitúa encima del molino de la máquina. Cuando el cliente pide su bebida, la máquina deja pasar una cantidad preestablecida de café en grano, lo muele y lo deja caer a un nuevo depósito dosificador.

Seguidamente, una bobina se encarga de abrir este recipiente, pasando el café a la cámara de erogación, donde se prensa y se inyecta el agua caliente a presión para realizar la infusión. Finalizado el proceso, la pastilla es expulsada por la propia máquina al recogedor de residuos.

Y mientras el consumidor recoge su bebida, la máquina se limpia automáticamente y queda lista en espera de un siguiente servicio. Este proceso, pues, es muy similar al de una máquina espresso convencional, con la única diferencia que la intervención del operador se limita a pulsar un botón para seleccionar la bebida deseada.

Café soluble

Estas máquinas de café autoservicio son las que tuvieron más éxito en España durante la expansión del vending. Sin embargo, los buenos resultados de las máquinas de café en grano y también el Increíble éxito de las máquinas de monodosis o Cápsulas de café las están relegando, hoy día, a una segunda fila.

El principal problema es básicamente el producto utilizado de mala calidad, que aunque sea de muy buena calidad, nunca podrá igualar los estándares de un café en grano recién hecho, lo que sin duda repercute sobre la satisfacción de unos clientes cada vez más exigentes.

¿Cómo funciona una máquina de café autoservicio soluble?

El mecanismo interior de una máquina de este tipo es ligeramente más sencillo que el de una máquina de grano. Se compone básicamente de un contenedor donde se deposita el café soluble (obtenido por el sistema tradicional de secado con intervención de calor o por liofilización) y un depósito mixer o batidor, donde se mezcla el café con el agua para obtener una taza homogénea.

En este recipiente se incorpora también la leche en polvo, en el caso que la bebida solicitada sea por ejemplo, un cortado, un café con leche u otra preparación. Este tipo de máquinas son habituales en espacios de gran afluencia de público, donde la alta rotación de servicios hace difícil el reabastecimiento continuo, por ejemplo, de café en grano o leche fresca.

Monodosis o Cápsulas de café

Las cápsulas de café o monodosis han revolucionado totalmente el mundo de las máquinas de café autoservicio en estos últimos tiempos.

Para la preparación del café se utilizan dosis individuales de 7 g de café molido, compactado dentro de una bolsa similar a las de té o en recipientes especiales de plástico, aluminio o papel. Para preparar el café es necesario colocar manual o automáticamente la dosis en la cámara de erogación y esperar a que la máquina extraiga el café. Estas máquinas de café autoservicio se definen por sus características más relevante hacer café más rápido, estas máquinas de café autoservicio se dirigen mayormente al uso doméstico o para pequeñas oficinas y negocios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.