cultivo de café
Cultivo de café

Si eres al igual que nosotros un auténtico amante del café, seguramente alguna vez te has preguntado ¿Cómo se cultiva el café? Ósea, como es todo ese gran proceso por el cual el café pasa, para que finalmente pueda llegar hasta nosotros.

Realmente, la industria del café está cada vez más explotada, así que en esta ocasión te enseñaré todo el procesado de siembra, desarrollo y cultivo del café, para que al momento de que lo disfrutes, sepas exactamente todo lo que tiene que pasar para llegar a nuestras cafeteras, sin más que decir ¡Esperamos que disfrutes este contenido especial!

Ciclo de vida del café y sistema de crecimiento

La producción y la calidad óptimas del café están directamente relacionadas con el cuidado de su desarrollo en todas las etapas de su crecimiento, como el café forma parte de un cultivo largo placista, su ciclo de vida en condiciones comerciales puede superar fácilmente los 20 a los 25 años, en función de las condiciones o del sistema de cultivo.

Es por ello que al principio te había comentado que cada vez este sector está más explotado, por las grandes beneficios y ganancias que este ofrece.

Desarrollo vegetativo del cultivo de café

En el caso especial del café, la definición de la fase vegetativa puede ser bastante compleja. Esto se debe a que el crecimiento vegetativo se produce durante la mayor parte de la vida de la planta; y se puede intercalar con el crecimiento reproductivo.

El café se puede considerar su desarrollo vegetativo (formación de raíces, ramas, nudos y hojas) en tres etapas:

  • Germinación para trasplante (2 meses)
  • Plántulas y plantas (5-6 meses)
  • Siembra definitiva desde la primera floración (11 meses)

De momento todo este periodo, es meramente vegetativo.

Por tanto, las fases de crecimiento vegetativo y reproductivo son simultáneas durante el resto de la vida de la planta.

La fase de reproducción del cultivo de café

Comienza con la aparición de las primeras flores, esta fase está fuertemente influenciada por el fotoperiodo, el tiempo de siembra, la temperatura y la disponibilidad de agua.

Se considera la primera floración, al momento en que aparecen al menos el 50% de las flores, la fase reproductiva continúa con la fructificación y la maduración.

La productividad máxima del café alcanza al cabo de 6 u 8 años; Después de esto, la planta se va deteriorando gradualmente, así como su productividad.

La tasa de envejecimiento dependerá principalmente de diversos factores, tales como:

  • El lugar de cosecha
  • Densidad de plantación
  • Intensidad de producción
  • La cantidad de nutrientes el cual puedas aportarles
  • La llegada de las plagas a la cosecha
  • Estrés ambiental causado por plagas o enfermedades

Semillero y trasplante

La gestión agronómica del café comienza con la selección de una semilla certificada de buena calidad, una vez seleccionada, comienza con la creación de una cama de siembra o semilla de siembra en el que no se utilizan habitualmente bandejas.

A continuación, va la preparación el terreno donde se hará la cama, asegurándose de que el lugar del establecimiento tenga la pendiente más baja posible.

El suelo debe ser fértil (por lo tanto, es prioritario hacer los respectivos análisis del suelo y asegurar el suministro total de nutrientes), la textura del suelo o del sustrato a utilizar debe permitir un excelente drenaje y debe haber una buena disponibilidad, un poco de agua.

Las dimensiones de los parterres o plántulas pueden ser de 1 a 1,20 m. de ancho, 10 m de largo y 10 cm de altura. Es importante la desinfección del suelo con agentes antifúngicos, antinematodes e insecticidas, del mismo modo, las semillas se tratarán también para minimizar la incidencia de plagas en esta etapa.

Posteriormente, las semillas se cubren con una capa de tierra y se cubren con hojas, para preservar la humedad ideal que favorezca el proceso de imbibición.

Una vez iniciada la germinación, se descubren y se eliminan las hojas.

Para esto es importante preparar el sustrato adecuado combinando lo siguiente:

  • Suelo bien aflojado (50%)
  • Pellets de arroz (25%)
  • Compuesto orgánico (25%) bien descompuesto.

La gestión de la cama es de vital importancia tanto para el control de malas hierbas como de las enfermedades y las plagas, es por eso que se recomienda aplicar controladores biológicos o, en su ausencia, un biocida comercial de amplio espectro con poco impacto ambiental, preferiblemente como medida preventiva.

Algunos ingredientes activos (A.I.) en productos agroquímicos recomendados para uso preventivo son:

  • Para el control de malas hierbas, utilice oxifluorfen 22% A.I.
  • Para controlar las enfermedades fúngicas, utilice clorotalonil como la IA o fungicidas a base de cobre para controlar el sustrato (desinfección).

Trasplante

Una vez finalizada la germinación de las plantas en la cama, se realiza el trasplante seleccionando las plantas más adecuadas y vigorosas, con tallo erecto verde y sistema radicular bien desarrollado.

Para el trasplante, las plantas se pueden sembrar a una distancia de 1 m, y el agujero debe hacerse de unos 25-30 cm de profundidad para evitar que las raíces se pliega.

Riego

Una vez establecidos los árboles de café en el campo, los requisitos de humedad son elevados, especialmente en sus etapas críticas, el período más crítico es el que se produce en la primera floración, después de las etapas de fructificación, crecimiento y maduración.

Desde el momento en que se forman los frutos, es esencial que el suministro de agua aumente gradualmente, hasta que los frutos lleguen a su pleno desarrollo.

Los sistemas que se utilizarán serán los que se adapten mejor a las necesidades, a la situación económica y el nivel de gestión técnica del agricultor.

El riego por goteo se ha convertido en el sistema por excelencia gracias al ahorro de agua y energía, además de poder aumentar considerablemente la producción.

Fertilización del cultivo de café

Obtener nutrientes en la cantidad y el momento adecuados es esencial para lograr un crecimiento y desarrollo óptimos, esto se traduce en rendimientos muy rentables en calidad y cantidad, sin embargo, su aplicación dependerá de varios factores.

En primer lugar, lo ideal es llevar a cabo el análisis del suelo respectivo para poder cuantificar y determinar, con el mínimo de residuos de abonos, las cantidades necesarias para el cultivo.

Control de las malezas en el cultivo de café

Es bien conocido el efecto de las malas hierbas sobre cualquier cultivo, creando problemas como la disminución de la productividad, e incluso la pérdida de plantas en caso de infestaciones importantes.

Respecto al café, las malas hierbas más frecuentes.

El control de las malas hierbas puede ser difícil debido a las condiciones naturales que requiere el café, porque en general es el entorno ideal para el desarrollo de malas hierbas.