Desde hace un tiempo, el café mexicano se ha convertido en uno de los cafés con más reconocimiento a nivel mundial, y todo ello se debe gracias a su sabor excepcional y aroma penetrante.

Asimismo, México cuenta con semillas originarias de este mismo territorio, de gran sabor y aroma incomparable, específicamente provenientes del Estado de Oaxaca, Chiapas y Puebla. Estos destacan por su tierra, clima y altura perfecta que garantizan las condiciones ideales para una máxima cosecha.

Cabe destacar que, hoy en día, este país debuta en la lista de los principales productores y exportadores de café en el mundo, cubriendo el 3% de la producción total.

¿Cuál es el café de mejor calidad en México?

Una de las cosas que hace resaltar a México con su café, es que cada grano es trabajado con tal cuidado que su selección es de primera calidad, garantizada desde la producción, hasta la exportación.

De igual forma, cada territorio cuenta con condiciones perfectas para certificar la producción de un grano de café de calidad. Así que decidir entre cual es el café de mejor de calidad en México, sería presentar una gran encrucijada muy difícil de resolver.

Ahora bien, para establecer un aproximado, podríamos decir que el Estado de Chiapas, Veracruz, Oaxaca y Puebla resaltan entre todos para ofrecer el mejor café de México, de calidad excepcional y, sabor y aroma muy particulares.

La producción de dichos Estados se basa en dos variedades bien características que, a continuación, mencionaremos:

  • Variedad de café arábica, también conocida como Arábiga, es una de las variedades más sembradas a nivel mundial y México no queda exento de esto, puesto que representa el 96% de la producción total. Cuenta con un sabor dulce, aromático y con menor amargo, ideal para la creación de café gourmet.
  • Variedad de café robusta, este café cuenta con un sabor más fuerte y amargo en comparación a la variedad arábica. Es utilizado comúnmente en las bebidas solubles gracias a su doble concentración de cafeína.

Es importante resaltar que, dentro de esta primera variedad, se producen más de 120 diversos granos de café con características bien diferenciadas, entre los que resaltan los siguientes:

  • Bourbón, esta variedad se logra adaptar a diversas zonas de siembra, convirtiéndolo en una semilla sumamente resistente. Es por esta razón que es cultivada con mayor cantidad en el territorio nacional, especialmente en Chiapas.
  • Catimor, esta es una variedad proveniente del cruce de un cafeto Caturra con otro híbrido de nombre Timor, de allí surge el nombre Catimor.
  • Caturra, es considerada una de las variedades de mayor calidad, proveniente de la mutación del cafeto de Bourbón. Se considera que esta variedad en un poco inferior en comparación al Criollo, sin embargo, cuenta con un sabor y aroma excepcional.
  • Criollo o Typica, es la segunda variedad más cultivada en México, y todo ello es gracias a su sabor delicioso de acidez profunda. Se cosecha bajo la sombra y se logra adaptar perfectamente a cada territorio.
  • Maragogipe, su sabor es suave y ligero, de aroma sutil. Esta variedad surge a partir de una mutación con una planta de café criollo, sin embargo, su resistencia no es igual a esta variedad, puesto que es sensible a la sequía, llegando a que su producción sea muy insuficiente e irregular.
  • Garnica, originaria del cruce entre un cafeto Caturra con otro Mundo Novo, cultivado en territorios de Veracruz.
  • Pluma Hidalgo, de sabor ligero y completo, muy parecido al café Criollo, sólo que con una versión más sutil y especiado. Es cultivado con mayor cantidad en Oaxaca, en zonas de montaña.  
  • Oro Azteca, cuenta con este nombre por ser una variedad originaria en su totalidad del territorio mexicano, mediante el desarrollo de diversos híbridos, reconocidos bajo el nombre de Catimores.
  • Mundo Novo, es una variedad muy conocida por su cafeto fornido y fructuoso, originario del crucen entre un cafeto Bourbón y un Typica Sumatra.
  • Garien, es considerada como una variedad originaria de México, mediante el cruce espontáneo con el cafeto de Garnica.

¿Cuál es el origen del café Mexicano?

Cuenta la historia que a finales del siglo XVIII tuvieron llegada en barco, migrantes franceses al puerto de Veracruz, los cuales traían consigo semillas de café. Por lo que el café no es originario de México.

A partir desde este momento, tiene lugar la producción del café en Córdoba, Veracruz, donde cada uno de los habitantes cambiaron su estilo de vida, para amoldarse a su cultivo, procesamiento, transporte y comercialización, con la utilización de técnicas y cuidados pertinentes para proporcionar calidad al grano.

Gracias a las condiciones climáticas de esta zona y la gran cantidad de café producida, la economía del país dio un vuelco para concentrarse en esta labor, por lo que se fue extendiendo de forma rápida por otros estados mexicanos.

En base a los datos publicados en el Comercio Exterior de México desde el año 1802 hasta 1805, se exportaba un alrededor de 450 qq, medida equivalente a 46 kilogramos según la antigua unidad de peso española, procedentes de Córdoba, aunque esta información aún no está totalmente certificada.

Desde su aparición en territorio mexicano, poco a poco fue escalando hasta pasar a ser parte de los principales países productores de café a nivel mundial, ocupando el onceavo lugar y, llegando a producir un estimado de hasta 5 millones de sacos anualmente.

Hoy en día, este café es codiciado por muchas personas a nivel internacional, debido a su delicioso sabor y aroma, de una calidad altamente garantizada. Se estima cada año que la producción de este territorio sea de más de 234.000 toneladas de café, con piensos de seguir reluciendo entre los mayores productores de café del mundo.

Es importante señalar que su proceso de recolección se lleva a cabo a partir del mes de septiembre y finaliza en mediados del mes de marzo del siguiente año.

Zonas de producción de café en México

México cuenta con varias zonas dedicadas principalmente al cultivo y producción de café, cubriendo un total de 12 estados, de mayor a menor escala. Entre ellos destacan los estados ubicados en la zona centro y sur del país, puesto que las condiciones climáticas de este territorio son perfectas para el cultivo y producción del café.

Los estados en los que actualmente se concentra la mayoría del cultivo del café, son Puebla, Chiapas, Oaxaca y Veracruz. Igualmente, otros estados se dedican a esta labor, pero a menor escala como Hidalgo, Guerrero, Colima, Querétaro, Jalisco, Nayarit, San Luis Potosí y Tabasco.

A continuación, te brindaremos información detallada sobre cada zona:

Café de Puebla:

Este estado se especializa en el cultivo y producción de café de variedad arábica, de sabor suave y equilibrado. Comúnmente, es cultivado a una altura promedio de 1.200 metros sobre el mar, lo que garantiza una producción de calidad.

Café de Chiapas:

Chiapas es catalogado como uno de los estados con el mejor café de todo el territorio mexicano, por lo que, hoy en día, reluce por ser el principal productor de granos de café de la nación. Gracias a sus condiciones geográficas de clima húmedo, el cafeto se logra diferenciar entre los otros, por su sabor y frescura única, de aroma intenso con toques cítricos.

Café de Oaxaca:

Oaxaca figura entre los estados con mayor producción en México, razón por la cual cuenta con gran popularidad. Su café es de bajo grado de acidez, cuerpo medio y sabor dulce. Además, sus granos combinan varios aromas y sabores con toques de chocolate, mandarina, calabaza y nuez tostada.

Café de Veracruz:

En la actualidad, es catalogado como el segundo estado productor de café en la nación, esto debido a que sus condiciones climatológicas están dadas para ofrecer un café de cuerpo definido, con sabor a especias y aroma profundo.

Café de Hidalgo:

Se dedica al cultivo de diferentes variedades de café, entre ellas bourbon, geisha, típica y mundo novo, de sabor y aroma de intensidad suave y media. Esta zona tiene muy pocos años laborando como un estado cafetalero, sin embargo, a pesar de ello, ha logrado relumbrar entre los más importantes del mercado del café.

Café de Guerrero:

Este territorio cuenta con grandes nutrientes en el suelo y condiciones climatológicas ideales para el cultivo de diferentes variedades de café, entre los que destacan el café de bola, capulín y pergamino. Cabe destacar que el sabor y aroma de cada uno de sus granos de café, va desde suave hasta medio.

Café de Colima:

Se especializa en el procesamiento ecológico del café, cultivado en zonas con una altura de 1.300 a 1.600 metros sobre el nivel del mar. Su sabor es afrutado y de acidez moderada.

Café de Nayarit:

Nayarit es uno de los estados más antiguos en la producción de café, con más de 150 años de tradición cafetalera. En la actualidad, esta zona es catalogada como una de las más importantes en relación al cultivo de café

Café de San Luis de Potosí:

Es una de las zonas dedicadas al cultivo de café desde hace más de 100 años, así que, por tradición, ofrecen unos granos de café de sabor y aroma sutil. Asimismo, se dedican al cultivo de diversas variedades catalogadas como las mejores de México.