Como Hacer La Espuma De Un Capuchino?

06.10.2022

Como Hacer La Espuma De Un Capuchino

¿Cómo espumar la leche en casa? – Bate el leche con el microondas Para hacer un excelente espuma para el capuchino, simplemente coge una jarra y llénala con leche la cantidad que quieras. Cierra el tarro y agítalo enérgicamente durante unos 30 segundos.

¿Cómo hacer que quede espuma en el café?

Una vez que tengas la leche caliente, pones la batidora del pequeño mixer dentro de la leche y accionas. En pocos segundos, el aire se habrá juntado con la leche y tendrás una espuma perfecta para tus creaciones cafeteras.

¿Cómo hacer para que la leche tenga espuma?

¿Cómo hacer espuma de leche con una espumadera de leche eléctrica? – Este sistema consiste en batir la leche con una batidora – espumadora de leche eléctrica mientras la calentamos a fuego lento, logrando generar diminutas burbujas de aire que van a dotar a la leche de ese espesor tan característico. Como Hacer La Espuma De Un Capuchino.

¿Cómo se llama la espuma que se le hecha al café?

Cómo se Prepara el Café Dalgona –

  1. Para hacer la espuma del café Dalgona tienes que poner en un recipiente ancho el café soluble, al azúcar y el agua.
  2. Bátelo con una varillas hasta que veas que toma consistencia. Mejor si las varillas son de una batidora pero puedes hacerlo sin problemas con las manuales.
  3. Al principio notarás que se forma algo de crema pero al cabo de poco más de un minuto lo tendrás todo con la crema de café firme.

.

¿Cómo texturizar leche sin máquina?

Hay que colocar la cantidad de leche fría que se desea en el interior, dejando un poco de espacio para que se expanda un poco al espumar. Cerrar muy bien el frasco y agitar fuertemente de forma manual por aproximadamente un minuto. Se destapa y se coloca en el microondas a toda potencia por 30 o 45 segundos.

¿Cómo se hace la espuma?

Jugar con un mar de espuma artificial es una actividad sensorial tan fácil de hacer… como preparar un montón de espuma. La verdad es que cuando vi esta actividad en Pinterest me pareció que era una genial idea para probar con Terrícola. Sabiendo de su amor por la espuma (cada vez que dice que quiere fregar platos… se entretiene más con el jabón y las burbujas que fregando alguna cosa… jiji) me pareció que sería un éxito asegurado. 😉 OPORTUNIDADES DE JUEGO Jugar con espuma es toda una experiencia sensorial en la que los peques podrán observar, entre otros, los siguientes aspectos:

  1. El tacto de la espuma en la manos
  2. Ver como van desapareciendo las burbujitas a medida que van jugando y trabajando la espuma
  3. Observar como se mezclan los colores (si es que hemos hechos distintos colores de espuma). Antes del juego podemos preguntar a [email protected] niñ@s “¿de qué color quedará la mezcla de espuma de colores?”
  4. Una vez desaparecida la espuma… ¿se puede crear de nuevo? ¿Sí? ¿No?

INGREDIENTES Y MATERIALES

  • Jabón para lavar los platos
  • Agua
  • Un bol o cuenco grandecito
  • Una batidora
  • Una mesa de experimentación, contenedor grande o caja de plástico, según lo que tengáis en casa.
  • Colorante alimentario (opcional)

PROCEDIMIENTO Para hacer la espuma tendremos que usar 2 cucharaditas (de postre) de jabón lavavajillas y 1/4 de vaso de agua. Lo juntamos en un bol y batimos con la batidora. Veréis como empieza a subir la espuma. Deteneros cuándo ya no se eleve más y volcad la espuma en la caja de plástico o la mesa de experimentación. Como Hacer La Espuma De Un Capuchino Repetid este proceso hasta que tengáis la cantidad de espuma deseada y tantas veces como colores distintos de espuma queráis. Cuando tengáis el contenedor bien lleno… ¡es hora de pasar a la acción! Como Hacer La Espuma De Un Capuchino A Terrícola lo que más le fascinó fue llenarse las manos de espuma y aplaudir, ¡para salpicar tan lejos como podía! Como Hacer La Espuma De Un Capuchino Y cuando la espuma estaba prácticamente desaparecida optó por limpiar sus animales marinos. Así estuvo ocupado un buen rato. Como Hacer La Espuma De Un Capuchino Al acabar la actividad tapamos la mesa y la dejamos ahí hasta el día siguiente, en que Terrícola añadió agua con la manguera y de la misma presión se hizo espuma de nuevo. Después optó por enjabonarse a sí mismo, pero esto ya son ocurrencias personales de cada niñ@, jiji. Como Hacer La Espuma De Un Capuchino Como Hacer La Espuma De Un Capuchino VARIANTES DE LA ACTIVIDAD Esta actividad se puede hacer de tantas formas como se te ocurra. Nosotros la realizamos fuera, aprovechando que es verano, pero se puede realizar perfectamente dentro, haciendo menos espuma, como en este blog. Otras ideas para realizar:

  1. Podéis hacer la espuma de los colores del arco iris, increíble el que hacen en Fun at home with kids.
  2. Podéis añadir piedras, animales o plantas de plástico que tengáis para jugar en la bañera o en la playa… o lo que a [email protected] niñ@s se les ocurra. En este blog añaden caracoles de mar y conchas y queda muy chulo.
  3. Si la caja que usáis es bastante grande… ¡pueden acabarse bañando en ella!

¡Espero que disfrutéis con esta actividad! Abrazo, Clara.

¿Cómo airear la leche?

¿Que tiene el café capuchino?

¿QUÉ ES UN CAPUCHINO? – Un capuchino contiene expreso, vapor y espuma de leche a partes iguales. La taza de un capuchino es más pequeña que la taza del café latte, generalmente de 150 a 180 ml. El tamaño de la taza es muy importante para conseguir el equilibrio perfecto entre el sabor del expreso y la cantidad exacta de leche.

¿Cómo se hacen los dibujos en el café?

¿Qué leche sirve para hacer espuma?

Leche desnatada: la leche desnatada crea las burbujas más grandes y es la mejor para principiantes que están aprendiendo cómo hacer espuma de leche. Al no tener grasa, conseguirás una leche espumosa ligera y aireada.

¿Qué leche se usa para el espumador de leche?

Por extraño que parezca, en la mayoría de artículos solo hablo de café, preferiblemente de café hecho con cafetera de filtro manual , pero también de café preparado con cafetera superautomática o  cafetera con portafiltro. Normalmente la espuma de leche queda en un segundo plano.

¡Y eso que me encanta! Esta contradicción se explica por el hecho de que en el pasado estuve preocupándome por la espuma durante demasiado tiempo, mientras que el producto principal, el café , solo lo abordaba de pasada.

Muchos son los lectores y usuarios que a menudo preguntan cuál es la calidad de la espuma de leche cuando compran una máquina. Dicho sea de paso: las cafeteras superautomáticas no preparan la espuma de leche tan perfecta como te imaginas. Y es que para obtener una espuma de leche perfecta hay muchos otros factores en juego, y te los contaré en este artículo.

You might be interested:  Arte Latte Como Hacer?

Te hablaré de cuáles son las mejores herramientas, te daré consejos sobre cómo hacer espuma de leche sin necesidad de comprar una cafetera superautomática y retomaré algunos temas que traté en mi comparativa de espumadores de leche.

Un tema central será, por supuesto, la materia prima que necesitamos para preparar la espuma, e intentaré dar respuesta a una gran pregunta: ¿con qué leche se prepara la mejor espuma? Cada vez cobra más importancia la cuestión de si las alternativas de leche vegetal producen una espuma igual de buena.

¿Cómo hacer café instantáneo en casa?

Ingredientes –

  • 200 ml (1 cucharada) de agua caliente
  • 1 a 2 cucharaditas de café instantáneo
  • 1 a 2 cucharaditas de azúcar (opcional)
  • leche o sustituto de crema (opcional)
  • cacao, especias o extracto de vainilla (opcional)
  • 2 a 3 cucharaditas de café instantáneo
  • 120 ml (1/2 taza) de agua caliente
  • 120 ml (1/2 taza) de agua fría o leche
  • cubos de hielo
  • leche o sustituto de crema (opcional)
  • azúcar, especias o vainilla (opcional)
  • 1 cucharada de café instantáneo
  • 60 ml (1/4 de taza) de agua caliente
  • 120 ml (1/2 taza) de leche caliente
  • 1 a 2 cucharaditas de azúcar
  • cacao, especias o extracto de vainilla (opcional)
  • 1 cucharadita de café instantáneo
  • 180 ml (3/4 de taza) de leche
  • 6 cubos de hielo
  • 2 cucharaditas azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharadita de jarabe (opcional)
  1. 1 Calienta una taza de agua. Para calentar una taza de agua rápida y fácilmente, ponla 1 minuto en el microondas. [5] También puedes calentarla en la estufa con una olla o tetera. Caliéntala a fuego medio alto, luego sácala de la estufa justo antes de que empiece a hervir. [6]
    • Para 1 porción, calienta 240 ml (1 taza) de agua. Usa más si quieres hacer más porciones.
    • Si usas una tetera será más fácil verter el agua caliente en la taza.
  2. 2 Agrégale entre 1 a 2 cucharaditas de café instantáneo a una taza. Revisa la etiqueta del recipiente del café instantáneo para ver cuánto debes usar para conseguir el mejor sabor. La mayoría de las empresas recomiendan usar entre 1 a 2 cucharaditas por cada 240 ml (1 taza) de agua. [7]
    • Usa más si te gusta el café más fuerte y menos si te gusta más suave.
  3. 3 Disuelve el café con una cucharada de agua fría. Mézclalo con un poco de agua fría para disolverlo suavemente. Disolver el café de manera suave en lugar de darle un golpe de agua caliente mejorará su sabor. [8]
  4. 4 Vierte el agua caliente en la taza. Agrega el agua con cuidado, en especial si no vas a usar una tetera. Recuerda dejar espacio para leche o sustituto de crema si no te gusta el café puro. [9]
  5. 5 Incorpórale azúcar o especias si deseas. Si quieres un sabor a café más intenso, agrégale azúcar o especias después de mezclarlo con agua caliente. Si deseas, agrégale una cucharadita de azúcar, cacao en polvo, canela o pimienta de Jamaica. [10]
    • También puedes usar un sustituto de crema para café de un sabor particular. Ten en cuenta que la mayoría de estos productos son muy dulces, así que lo más probable es que no necesites más azúcar.
  6. 6 Agrega leche o crema si no te gusta mucho el café puro. Échale leche de vaca, de almendra o alguna otra opción vegetal, crema o un sustituto de crema con sabor. La cantidad correcta dependerá de cuán oscuro o ligero te gusta el café. [11]
    • También puedes omitir la leche o crema y tomar el café instantáneo puro
  7. 7 Mueve el café y sírvelo. Revuélvelo bien antes de disfrutarlo o servírselo a otra persona. Mézclalo hasta que el color esté uniforme a fin de combinar el azúcar y la leche de forma pareja (si los vas a usar). Anuncio
  1. 1 Mezcla 2 cucharaditas de café instantáneo con 120 ml (1/2 taza) de agua caliente. Calienta el agua en el microondas entre 30 segundos a 1 minuto. Revuelve el café y el agua caliente juntos hasta que los gránulos de café estén disueltos. [12]
    • Mezcla el café en el vaso que quieras usar para beber o en una taza aparte. Solo asegúrate de que el recipiente sea apto para el microondas.
    • Si vas a verter el café sobre el hielo en una taza aparte, calienta el agua en el microondas en una taza medidora u otro recipiente que tenga pico.
  2. 2 Revuelve azúcar o especias en la mezcla caliente si así lo deseas. Si vas a usar azúcar o especias, agrégalos antes del hielo y el agua fría o la leche. El azúcar, la canela, la pimienta de Jamaica y otros ingredientes se disolverán mejor en la mezcla caliente. [13]
    • También puedes agregarle un sustituto de crema son sabor o jarabe en lugar del azúcar y las especias.
  3. 3 Agrégale 120 ml (1/2 taza) de agua caliente o leche a la mezcla caliente. Si quieres un café helado más cremoso, usa leche fría en lugar de agua. Revuélvelos hasta que todo esté combinado y distribuido de forma pareja. [14]
  4. 4 Vierte el café frío sobre un poco de hielo. Llena un vaso alto con cubos de hielo y vierte lentamente el café frío encima. [15]
    • Si hiciste el café en el vaso que quieres utilizar para beber, simplemente agrégale hielo.
  5. 5 Sirve el café instantáneo helado de inmediato. Toma el café helado directamente del vaso o ponle una pajilla. Sírvelo o bébelo antes de que todo el hielo se derrita y lo ponga aguado. [16] Anuncio
  1. 1 Mezcla una cucharada de café instantáneo con 60 ml (1/4 de taza) de agua caliente. Calienta el agua en el microondas por 20 a 30 segundos. Agrégale el café instantáneo y revuélvelo hasta que los gránulos se hayan disuelto. [17]
    • Combina el agua y el café en la taza que tienes planeado utilizar. La taza debe tener al menos 240 ml (1 taza) de capacidad.
  2. 2 Agrégale azúcar o especias, si deseas. Si te gusta el latte dulce o con sabor, agrégale una cucharadita de azúcar, canela, especias de calabaza, extracto de vainilla o jarabe para café de algún sabor. Échalo a la taza y revuélvelo hasta que esté bien combinado. [18]
  3. 3 Agita 120 ml (1/2 taza) de leche en un frasco sellado. Vierte la leche en un frasco apto para microondas con tapa, ciérralo y agítalo por 30 a 60 segundos. Así la leche emulsionará para el late clásico. [19]
  4. 4 Calienta la leche en el microondas sin tapar por 30 segundos. Saca la tapa del frasco, luego calienta la leche. La espuma irá a la superficie de la leche caliente. [20]
  5. 5 Vierte la leche caliente en la taza. Usa una cuchara grande para reservar la espuma cuando estés vertiendo la leche caliente en la base de café. Revuelve la mezcla suavemente hasta que esté de un color uniforme. [21]
    • Si te gusta el latte más oscuro, no le añadas toda la leche vaporizada. Agrégale solo lo suficiente para conseguir el color que quieras.
  6. 6 Pon espuma de leche o crema batida sobre el latte. Echa la espuma de leche con una cuchara del frasco al latte o agrégale un poco de crema batida para que quede más intenso. [22]
  7. 7 Decóralo con un poco de especias y sirve el latte de inmediato. Espolvorea un poco de espuma de leche o crema batida con canela, nuez moscada, cacao u otra especia de tu elección. Bebe o sírvelo rápido mientras el café aún esté caliente y la leche, espumosa. [23] Anuncio
  1. 1 Prepara una licuadora y enchúfala. Saca una licuadora, asegúrate de que esté apagada y enchúfala. Revisa que tenga puesta la tapa y que esté ajustada. [24]
  2. 2 Agrega el hielo, el café instantáneo, la leche, el extracto de vainilla y el azúcar a la licuadora. Combina 6 cubos de hielo, 1 cucharadita de café instantáneo, 180 ml (3/4 de taza) de leche, 1 cucharadita de extracto de vainilla y 2 cucharaditas de azúcar. Si deseas, puedes agregarle también 2 cucharaditas de jarabe de chocolate. [25]
  3. 3 Licúa la mezcla en potencia alta por 2 a 3 minutos o hasta que se ponga suave. Tapa la licuadora y enciéndela. Sostén la tapa con la mano cuando estés licuando todo hasta que el hielo esté completamente triturado. El producto final será uniforme y espeso, con la consistencia de un batido. [26]
    • Si la consistencia es muy espesa, agrégale un poco más de leche. Si es muy aguada, añádele un cubo de hielo.
  4. 4 Vierte el batido de café en un vaso grande. Apaga la licuadora y quítale la tapa, luego vierte el batido lentamente en el vaso. Es posible que tengas que usar una cuchara o una espátula para raspar los lados. [27]
  5. 5 Decora con un chorro de jarabe o chispas de chocolate. Agrégale los toques finales como crema batida, jarabe de chocolate o ralladura de chocolate. Prueba decorar el batido con crema batida, luego espolvoréalo con cacao en polvo o rocíale chocolate o caramelo encima.
  6. 6 Sirve el batido de café de inmediato. Empieza a tomarlo o sirve el batido antes de que pueda derretirse. Bébelo directamente del vaso o con una pajilla larga. Una cuchara podría ser útil, en especial si lo has decorado con ralladura de chocolate o crema batida. Anuncio
You might be interested:  Que Es El Latte De Mcdonalds?

¿Qué tipo de leche se usa para el capuchino?

La mejor crema – La consistencia de la crema depende del porcentaje de grasa en la leche. La crema de la leche entera es cremosa, densa y aterciopelada, la de la leche semidesnatada es menos suave. La crema producida por la leche desnatada se asemeja al merengue y se deshace enseguida.

¿Cómo verter la leche para un capuchino?

La Técnica del Vertido – Antes de que intentes tu primer latte art, perfecciona la textura de tu leche. Para asegurar que consigues textura de leche lisa y suave, no apresures el vertido, dale a la leche el tiempo que merece y asegúrate que la superficie de la leche está bellamente pulida.

  • Mientras viertes, enfócate en el declive de tu taza y jarra, asegurándote que ambos estén rectos y de que hay un chorro continuo de leche;
  • La velocidad de tu vertido y el ángulo en el que sostienes la taza puede determinar un buen o mal vertido;

Comienza a una altura de más o menos 5 cm. y finaliza justo en contra o justo encima de la taza. Comienza tu vertido un poco más lento y entonces acelera y deja caer la jarra más o menos la mitad durante el vertido, dependiendo del patrón que estás vertiendo. Como Hacer La Espuma De Un Capuchino Recuerda comenzar a una altura de 5 cm para la primera sección de tu vertido. Como Hacer La Espuma De Un Capuchino Déjalo caer y aumenta la velocidad – mantenlo simple y observa la forma creada en la superficie. Credit: Shaun Aupiais.

¿Qué tipo de leche usan los baristas?

Hablemos de leche – Para las bebidas derivadas del espresso, como el café con leche, el cortado, el capuchino (las tres más populares en España) el latte , el macchiato o el flat white , el ingrediente más importante después del café es, obviamente, la leche.

  • Para hacer un café de calidad, pues, también tendremos que elegir leche de la mejor calidad y tratarla de la mejor manera;
  • Los baristas suelen preferir leche fresca y entera por cuestiones de sabor y textura;

España, junto a varios países de su entorno más próximo, es uno de los países que más consume leche UHT (tiene el 95. 6% del mercado en España , frente al 8. 4% en Reino Unido o el 0. 9% en Grecia). Las altas temperaturas por las que pasa esta leche (UHT son las siglas de Ultra-High Temperature ) proporcionan a la leche una vida útil mayor, pero también pueden modificar su sabor —de forma positiva, eliminando bacterias acidificantes o proteínas relacionadas con un sabor rancio, o negativa, afectando a sus características organolépticas—.

  • La leche fresca, al ser pasteurizada a temperaturas mucho menos elevadas, conserva mucho más el sabor original de la leche;
  • En los bares españoles, igual que en la mayoría de casas, se suele usar leche UHT , que, si no quisiéramos admitir que sabe peor (llevamos años acostumbrados al sabor), al menos sí que tiene un gusto muy diferente al de la leche fresca;

Este tipo de leche se somete a un proceso suave de pasteurización , por lo que sí se le ha aplicado un tratamiento térmico, a diferencia de lo que sucede con la leche cruda. También hay quien pide el café con leche desnatada o semidesnatada por motivos de salud o por cuestiones calóricas, sobre todo después de que los lácteos enteros hayan sido erróneamente demonizados durante años.

¿Cómo se hacen los dibujos en el café?

¿Que tiene el café capuchino?

Un cappuccino corresponde aproximadamente a 150 ml de bebida, compuesta por un espresso (30 ml) + partes iguales de leche y crema de leche.

¿Cómo se hace el café instantáneo?

Producción [ editar ] – Para obtener el café soluble se utilizan dos procesos distintos: el secado por aspersión y la liofilización. En los dos casos, se tuesta el café (a temperaturas de entre 190 y 210 °C) y a continuación es molido y se extraen los sólidos solubles con agua caliente en una operación llamada extracción sólido – líquido. El líquido obtenido, llamado extracto, se centrifuga y luego se elimina el agua por etapas.

El secado por aspersión se realiza dentro de una cámara de secado, donde se atomiza el extracto y se pone en contacto con aire caliente. En la liofilización, el secado se realiza por congelación a bajas temperaturas del extracto y posterior sublimación del agua a bajas presiones.

El café obtenido equivale aproximadamente a un 40% del peso del café verde.

¿Cómo hacer café instantáneo con café molido?

Ingredientes –

  • 200 ml (1 cucharada) de agua caliente
  • 1 a 2 cucharaditas de café instantáneo
  • 1 a 2 cucharaditas de azúcar (opcional)
  • leche o sustituto de crema (opcional)
  • cacao, especias o extracto de vainilla (opcional)
  • 2 a 3 cucharaditas de café instantáneo
  • 120 ml (1/2 taza) de agua caliente
  • 120 ml (1/2 taza) de agua fría o leche
  • cubos de hielo
  • leche o sustituto de crema (opcional)
  • azúcar, especias o vainilla (opcional)
  • 1 cucharada de café instantáneo
  • 60 ml (1/4 de taza) de agua caliente
  • 120 ml (1/2 taza) de leche caliente
  • 1 a 2 cucharaditas de azúcar
  • cacao, especias o extracto de vainilla (opcional)
  • 1 cucharadita de café instantáneo
  • 180 ml (3/4 de taza) de leche
  • 6 cubos de hielo
  • 2 cucharaditas azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharadita de jarabe (opcional)
  1. 1 Calienta una taza de agua. Para calentar una taza de agua rápida y fácilmente, ponla 1 minuto en el microondas. [5] También puedes calentarla en la estufa con una olla o tetera. Caliéntala a fuego medio alto, luego sácala de la estufa justo antes de que empiece a hervir. [6]
    • Para 1 porción, calienta 240 ml (1 taza) de agua. Usa más si quieres hacer más porciones.
    • Si usas una tetera será más fácil verter el agua caliente en la taza.
  2. 2 Agrégale entre 1 a 2 cucharaditas de café instantáneo a una taza. Revisa la etiqueta del recipiente del café instantáneo para ver cuánto debes usar para conseguir el mejor sabor. La mayoría de las empresas recomiendan usar entre 1 a 2 cucharaditas por cada 240 ml (1 taza) de agua. [7]
    • Usa más si te gusta el café más fuerte y menos si te gusta más suave.
  3. 3 Disuelve el café con una cucharada de agua fría. Mézclalo con un poco de agua fría para disolverlo suavemente. Disolver el café de manera suave en lugar de darle un golpe de agua caliente mejorará su sabor. [8]
  4. 4 Vierte el agua caliente en la taza. Agrega el agua con cuidado, en especial si no vas a usar una tetera. Recuerda dejar espacio para leche o sustituto de crema si no te gusta el café puro. [9]
  5. 5 Incorpórale azúcar o especias si deseas. Si quieres un sabor a café más intenso, agrégale azúcar o especias después de mezclarlo con agua caliente. Si deseas, agrégale una cucharadita de azúcar, cacao en polvo, canela o pimienta de Jamaica. [10]
    • También puedes usar un sustituto de crema para café de un sabor particular. Ten en cuenta que la mayoría de estos productos son muy dulces, así que lo más probable es que no necesites más azúcar.
  6. 6 Agrega leche o crema si no te gusta mucho el café puro. Échale leche de vaca, de almendra o alguna otra opción vegetal, crema o un sustituto de crema con sabor. La cantidad correcta dependerá de cuán oscuro o ligero te gusta el café. [11]
    • También puedes omitir la leche o crema y tomar el café instantáneo puro
  7. 7 Mueve el café y sírvelo. Revuélvelo bien antes de disfrutarlo o servírselo a otra persona. Mézclalo hasta que el color esté uniforme a fin de combinar el azúcar y la leche de forma pareja (si los vas a usar). Anuncio
  1. 1 Mezcla 2 cucharaditas de café instantáneo con 120 ml (1/2 taza) de agua caliente. Calienta el agua en el microondas entre 30 segundos a 1 minuto. Revuelve el café y el agua caliente juntos hasta que los gránulos de café estén disueltos. [12]
    • Mezcla el café en el vaso que quieras usar para beber o en una taza aparte. Solo asegúrate de que el recipiente sea apto para el microondas.
    • Si vas a verter el café sobre el hielo en una taza aparte, calienta el agua en el microondas en una taza medidora u otro recipiente que tenga pico.
  2. 2 Revuelve azúcar o especias en la mezcla caliente si así lo deseas. Si vas a usar azúcar o especias, agrégalos antes del hielo y el agua fría o la leche. El azúcar, la canela, la pimienta de Jamaica y otros ingredientes se disolverán mejor en la mezcla caliente. [13]
    • También puedes agregarle un sustituto de crema son sabor o jarabe en lugar del azúcar y las especias.
  3. 3 Agrégale 120 ml (1/2 taza) de agua caliente o leche a la mezcla caliente. Si quieres un café helado más cremoso, usa leche fría en lugar de agua. Revuélvelos hasta que todo esté combinado y distribuido de forma pareja. [14]
  4. 4 Vierte el café frío sobre un poco de hielo. Llena un vaso alto con cubos de hielo y vierte lentamente el café frío encima. [15]
    • Si hiciste el café en el vaso que quieres utilizar para beber, simplemente agrégale hielo.
  5. 5 Sirve el café instantáneo helado de inmediato. Toma el café helado directamente del vaso o ponle una pajilla. Sírvelo o bébelo antes de que todo el hielo se derrita y lo ponga aguado. [16] Anuncio
  1. 1 Mezcla una cucharada de café instantáneo con 60 ml (1/4 de taza) de agua caliente. Calienta el agua en el microondas por 20 a 30 segundos. Agrégale el café instantáneo y revuélvelo hasta que los gránulos se hayan disuelto. [17]
    • Combina el agua y el café en la taza que tienes planeado utilizar. La taza debe tener al menos 240 ml (1 taza) de capacidad.
  2. 2 Agrégale azúcar o especias, si deseas. Si te gusta el latte dulce o con sabor, agrégale una cucharadita de azúcar, canela, especias de calabaza, extracto de vainilla o jarabe para café de algún sabor. Échalo a la taza y revuélvelo hasta que esté bien combinado. [18]
  3. 3 Agita 120 ml (1/2 taza) de leche en un frasco sellado. Vierte la leche en un frasco apto para microondas con tapa, ciérralo y agítalo por 30 a 60 segundos. Así la leche emulsionará para el late clásico. [19]
  4. 4 Calienta la leche en el microondas sin tapar por 30 segundos. Saca la tapa del frasco, luego calienta la leche. La espuma irá a la superficie de la leche caliente. [20]
  5. 5 Vierte la leche caliente en la taza. Usa una cuchara grande para reservar la espuma cuando estés vertiendo la leche caliente en la base de café. Revuelve la mezcla suavemente hasta que esté de un color uniforme. [21]
    • Si te gusta el latte más oscuro, no le añadas toda la leche vaporizada. Agrégale solo lo suficiente para conseguir el color que quieras.
  6. 6 Pon espuma de leche o crema batida sobre el latte. Echa la espuma de leche con una cuchara del frasco al latte o agrégale un poco de crema batida para que quede más intenso. [22]
  7. 7 Decóralo con un poco de especias y sirve el latte de inmediato. Espolvorea un poco de espuma de leche o crema batida con canela, nuez moscada, cacao u otra especia de tu elección. Bebe o sírvelo rápido mientras el café aún esté caliente y la leche, espumosa. [23] Anuncio
  1. 1 Prepara una licuadora y enchúfala. Saca una licuadora, asegúrate de que esté apagada y enchúfala. Revisa que tenga puesta la tapa y que esté ajustada. [24]
  2. 2 Agrega el hielo, el café instantáneo, la leche, el extracto de vainilla y el azúcar a la licuadora. Combina 6 cubos de hielo, 1 cucharadita de café instantáneo, 180 ml (3/4 de taza) de leche, 1 cucharadita de extracto de vainilla y 2 cucharaditas de azúcar. Si deseas, puedes agregarle también 2 cucharaditas de jarabe de chocolate. [25]
  3. 3 Licúa la mezcla en potencia alta por 2 a 3 minutos o hasta que se ponga suave. Tapa la licuadora y enciéndela. Sostén la tapa con la mano cuando estés licuando todo hasta que el hielo esté completamente triturado. El producto final será uniforme y espeso, con la consistencia de un batido. [26]
    • Si la consistencia es muy espesa, agrégale un poco más de leche. Si es muy aguada, añádele un cubo de hielo.
  4. 4 Vierte el batido de café en un vaso grande. Apaga la licuadora y quítale la tapa, luego vierte el batido lentamente en el vaso. Es posible que tengas que usar una cuchara o una espátula para raspar los lados. [27]
  5. 5 Decora con un chorro de jarabe o chispas de chocolate. Agrégale los toques finales como crema batida, jarabe de chocolate o ralladura de chocolate. Prueba decorar el batido con crema batida, luego espolvoréalo con cacao en polvo o rocíale chocolate o caramelo encima.
  6. 6 Sirve el batido de café de inmediato. Empieza a tomarlo o sirve el batido antes de que pueda derretirse. Bébelo directamente del vaso o con una pajilla larga. Una cuchara podría ser útil, en especial si lo has decorado con ralladura de chocolate o crema batida. Anuncio